El aceite de coco es un alimento que por su única combinación de ácidos grasos de cadena media genera muchísimos beneficios para la salud, y es por esto que es considerado un “superalimento,” ya que entre sus principales beneficios están la pérdida de peso y el mejoramiento de la función cerebral.

Esta combinación de ácidos grasos hacen que el aceite de coco tenga propiedades medicinales muy importantes, como los triglicéridos de cadena media que metabolizan otras grasas de manera diferente a los ácidos grasos de cadena larga, teniendo un efecto terapéuticos en el cerebro ayudando a tratar a pacientes con epilepsia y Alzheimer.

En el caso de la epilepsia, los triglicéridos en el aceite de coco ayudan a incrementar la concentración de cuerpos cetónicos en la sangre, lo que puede ayudar a disminuir e incluso hasta a eliminar las convulsiones en los niños con epilepsia.

Mientras tanto, en el caso del Alzheimer, al incrementar los niveles de cuerpos cetónicos, estos proporcionarán energía al cerebro, ayudando a incrementar la función cerebral que puede ayudar a reducir los síntomas del Alzheimer.

También es gracias a estos triglicéridos que el aceite de coco ayuda a acelerar el metabolismo, incrementando el gasto energético de tu organismo y así ayudándote a perder más grasa en menos tiempo. Además, también pueden reducir el apetito, ayudándote a reducir la masa corporal de tu cuerpo después de un tiempo.

Estudios científicos aseguran que el aceite de coco también puede mejorar tu nivel de colesterol en la sangre, previendo así el riesgo de padecer de alguna enfermedad cardiovascular.

Entre otros beneficios del lado de la cosmetología, el aceite de coco también puede utilizarse para proteger el cabello e hidratar la piel pues tiene muchísimos nutrientes esenciales que ayudan a mejorar el contenido lípido en la piel.

Así que ya lo sabes, agrega el aceite de coco en tu dieta diaria y ¡disfruta de sus múltiples beneficios.